Dios enamorado


Un elogio a la mujer

En tu cabeza se aprecia una aureola
de brillante luz. A tu cuerpo se suma,
una colosal esencia que perfuma
aquella luna que pasea sola…

Impregnado en tu corazón de oro,
tienes en tu noble alma un tesoro
que sólo un afortunado hallaría
¡Solamente en mi fantasía inquieta
puedo, con mi etiqueta de poeta,
describir tu grandeza en una poesía!

Si en una noche estrellada,
quisiera Dios con impresiones
mostrar su grandeza incomparada,
te mostraría a ti, base de inspiraciones…

Sin duda, Dios te creó a su altura.
No sólo tu perfecta hermosura
pero tu gran forma de ser demuestra
¡Qué de Dios fuiste obra maestra!

Dios estaba enamorado al crearte,
de evidencia sólo basta mirarte,
porque como tú no hay ni habrá ninguna
¡Todo lo que Dios vio, de tu figura,
a un lado se apartó de tu escultura,
para poderte apreciar como a la luna!

En su mente, tu grandeza ha dejado
una creación llena de emociones,
ya que en ti siempre quedará grabado
el producto de sus ilusiones…



© Elvis Dino Esquivel

Imagen: di3sel

0 Comentarios:

Lejanía

A Gabriela Bucio

Hoy te recuerdo y es porque quiero
que sepas que tu amor es mi tesoro:
¡Escavé cavernas y siendo minero
te encontré como una roca de oro!

Tú sabes, como yo sé, que los doctores
del misterioso amor consideran ultraje
pensar que el corazón cambia de amores
como los ángeles cambian de plumaje…

¡Nadie podrá oponerse a mis anhelos
ni nadie podrá evitar mis caminares!
Cuando camine hacia ti crecerán los cielos
y se acortarán los campos y los mares…

Mi aventurero amor es de fuego,
que cruza a través de la distancia;
se guía sin vete, porque es ciego,
y llega a ti aspirando tu fragancia…

Tu fragancia enloquece. En mi frente
recibo un beso perfumado que retoma,
de las brisas del lejano Medio Oriente,
tu inconfundible dulce aroma…

Los corazones que son expertos
cobran con el dolor nuevos amores:
¡La materia podrida de los muertos
hacen también retoñar las flores!

Aunque por las penas sea acosada,
el alma nunca debe crecer perdida;
¡Porque la misma sangre que coagula
puede cerrar cualquier mortal herida!


© Elvis Dino Esquivel
(Lisboa, Portugal – Noviembre de 2006)

0 Comentarios:

El dolor no mata


Mis últimos versos: Como no alcanza
mi mente el placer del olvido,
a la tristeza de amar sin esperanza
me voy muriendo pensando en lo vivido...

Al desconsuelo de ver que otros amores
nutren el corazón que nutrí un día,
prefiero, bajo los pétalos de unas flores,
soñar en que me adoras todavía...

¡Te quiero como siempre te he querido,
y es tan grande el deseo que a ti me ata,
que para escapar de tu invencible olvido,
me mato mirando que el dolor no mata!

¡Aprendí a venerarte cuando perdió trayecto
el mar y éste se desangró solitario en las arenas!
Por el amor que aún tengo, le reclamaré cariño
a las mujeres que saben consolar las penas...

¡Adiós, hasta nunca! ¡Adiós, luz de mi puerto!
¡Beso la carta en que grabo tu nombre divino,
y ojalá, mientras le abro a la noche mi corazón desierto,
que en mis besos de muerto sientas la ausencia de Dino!


© Elvis Dino Esquivel


Imagen: Mario Sánchez Nevado

0 Comentarios:

Perdidos al vernos


(A Rosella Lilibeth Carreón)



Vamos caminando, cansados y temerosos
a donde nos lleve los vientos del destino;
con cada paso, llenamos nuestros dolorosos
corazones con nostalgia del amor divino…

Tal como los cometas luminosos
que cruzan orgullosos
sin chispear por el cielo vespertino
para no poder confundir su camino…

A veces que se entrecruzan los destellos,
con gran tranquilidad serena,
los astros escondidos detrás de tus cabellos…

¡Nuestros ojos se cruzan con una mirada
y en nuestras pupilas se ve la desnuda pena
de tu alma nerviosa y de mi alma desolada!

(Santa Ana, CA - Septiembre 2009)

0 Comentarios: