Consuelo del ángel


A un dios, un ángel desgraciado
su deprimente historia contó,
y aquel dios a su lado,
que al tanto oírla lloró,
consolando al desdichado:

– «No me cuentes más» le decía,
«de tu maldita suerte»
y el ángel desventurado respondía:
– «Es tan grande la pena mía
que siento que causará mi muerte...»

El dios se entristeció
y de tristeza sollozó tanto,
que cuando el ángel vio
tanto pesar, comprendió
que es gran consuelo el llanto...

Y el ángel infeliz se decía:
«Con pésima suerte nací;
mas hoy encontré alegría:
Ya no es tanta la amargura mía,
pues hay un dios que llora por mí...»



© Elvis Dino Esquivel



Imagen: Michal Macku

2 Comentarios: