Hacer una diferencia

Un día, durante mi niñez, fui de vacaciones con mi familia a Puerto Vallarta, México. Arribamos en la noche y después de un largo viaje caí fulminado en la cama, sin embargo desperté un par de horas después... el calor costero me impedía dormir, por lo que fui al balcón del cuarto de hotel para refrescarme un poco. Ya en el balcón, observé el cielo estrellado, sin embargo, enfoqué mi mirada en la playa y observé como las olas arrastraban varias estrellas del mar e iban dejándolas esparcidas por toda la playa. Sentí algo dentro de mí que no podía entender en ese momento, por lo que regresé a la cama y me enfoqué a dormir. Esa noche tuve un sueño raro.

Los rayos solares me despertaron y a los pocos minutos de estar despierto, fui corriendo a la playa. Al llegar, mi corazón comenzó a palpitar fuertemente al ver la escena, y ansiosamente comencé a recoger las estrellas del mar y las arrojaba de vuelta al mar. Después, un señor, que no pasaba de los cuarenta años y quien venía caminando, me observó curiosamente, se me acercó y me preguntó: «¿Qué haces arrojando esas estrellas del mar?» le respondí, «¡Las lanzo devuelta al mar!« y el señor me respondió burlándose, «Ja, ja... ¿por qué lo haces?» Guardé silencio por un momento y le respondí agitadamente, «Si se quedan aquí en la arena, el sol las secará y morirán, por eso las estoy lanzando devuelta al mar, ¡yo quiero que vivan!»

Le ganó la seriedad al señor y reflexionó por un momento; impresionado volteó a ver toda la playa y observó muchas de ellas esparcidas por toda la costa, luego tratando de que me tranquilizara, me dijo, «Aquí han de haber decenas y decenas de estrellas del mar, no podrás tu solo salvarlas a todas, con unas pocas que salves, ¿cómo puedes imaginar que puedes hacer diferencia alguna?« Guardé silencio por un momento, tratando de procesar lo que el señor me había dicho, me puse de rodillas y cuidadosamente recogí otra estrella del mar de la arena, di unos pasos adelante y cuidadosamente la lancé hacia una ola. Sonriendo volteé a ver al señor y le dije, «Puede ser que usted tenga mucha razón, quizá no salve a todas y tal vez no haga mucha diferencia, pero yo hice la diferencia por esa que acabo de lanzar al mar, a esa en específico, le di una oportunidad más de vivir…»



© Elvis Dino Esquivel

0 Comentarios: